L'Albi

Con 803 habitantes, el término municipal de l'Albi se encuentra al sur de les Garrigues y tiene una extensión de 32.96 km2.

La villa está situada al pie de las ruinas del castillo de origen medieval (s. XII). Fue agrandado y reformado a finales del siglo XV. Convertido en palacio renacentista, ocupa una colina de las afueras del pueblo. En el núcleo residencial, se puede ver un portal de medio punto con arco rebajado, cubierto por una bóveda de molduras cruzadas simples, en cuya clave figuran diversos escudos, uno de éstos con un león rampante y otro en forma de losange.

La Iglesia Parroquial de Santa Maria data del siglo XVIII, es de estilo renacentista y tiene la fachada barroca. Consta de tres naves y un campanario de 34 m. Dentro hay una cripta de los barones de l'Albi.

La Ermita, dedicada a los santos médicos Cosme y Damián, data del siglo XVII y fue restaurada el año 1909. Es de una sola nave y en el interior se guardan unas pinturas de los santos Abdon y Senen y de San Antonio de Padua.

En el núcleo antiguo de la población se conservan la plaza y la calle Major, con los pórticos y las casas de piedra y el Call, antiguo barrio judío al cual se accede desde la calle Major a través de un arco gótico (s. XIV).

También la villa conserva notables edificios como el Ayuntamiento, la cooperativa del campo (obra de Cèsar Martinell), el arco redondo de la calle del Forn y vestigios de la antigua muralla.

En el termino municipal se encuentra el conjunto de pinturas rupestres denominadas la Vall de la Coma, que se puede visitar en horas convenidas, está a 5 km de la población y está declarado bien de interés cultural del patrimonio histórico.

También se puede disfrutar de lugares naturales llenos de frescor, como la Fuente de la Teula y la Cueva del Cintet.