Tarrés

Tiene 100 habitantes. La sencilla y bella fachada neoclásica de la Iglesia Parroquial de la Asunción de María contrasta con el interior barroco y el pináculo de la cima del campanario. Justo al lado encontramos Cal Magre, con una bonita fachada porticada del 1809. Hay otras casas destacables, como la casa Comú, que data del siglo XVII.

La Ermita de la Santa Cruz, que a veces acoge ermitaños eventuales, se sitúa ya fuera del pueblo.

Se conservan también muchas canteras, ahora sin explotar, de donde salió parte de la piedra del monasterio de Poblet.

Como es una población muy bien comunicada es un lugar habitual de veraneo y segunda residencia, ideal para la práctica de bicicleta de montaña en el circuito compartido con Fulleda.