Situado a la derecha del río Cana, acoge 267 habitantes que se dedican principalmente a les tareas agrícolas.

La proximidad a las tierras tarraconenses le confiere un aspecto diferente al resto de las poblaciones de les Garrigues. La antigua balsa del pueblo ha sido sustituida por una bonita plaza, y la Iglesia de San José de Bovera recuerda en la actualidad un templo barroco, aunque pertenece al románico de transición. Encontramos, además, un portal románico del siglo XIII donde antes había la casa rectoral.