La viña, el almendro y el olivo, seguidos de los cereales son los principales cultivos dentro de la actividad económica agrícola de los habitantes de Fulleda.

Con 87 habitantes, dispone de un núcleo urbano alrededor de la Torre, antigua fortaleza del municipio.

Caracterizado por las calles estrechas que dan a la plaza y las casas y las bodegas de piedra, el pueblo de Fulleda acoge la Iglesia Parroquial de Santa María, que es un templo de estilo románico, de planta rectangular con una sola nave cubierta con bóveda apuntada y plantada sobre una cornisa de líneas simples y campanario de alpargata, sobria y sin decoración de ningún tipo. Es una iglesia rural notoriamente influida por el arte cisterciense y se tendría que situar entre las muestras de perduración tardío de lo que se designa como el estilo oficial del siglo XII, en un momento en que ya habían entrado en la arquitectura religiosa de Catalunya las formas ojivales. La influencia cisterciense es bien notoria en los restos de la antigua portalada y en la nave.

Además, Fulleda acoge un monumento a Agustina Saragossa y Domènech, en recuerdo a la heroína de la guerra de la independencia conocida con el nombre de Agustina de Aragón, la cual, aunque nacida en Barcelona, se puede considerar como si fuera de Fulleda porque sus padres, sus antepasados y siete de sus hermanos nacieron en Fulleda.

El año 1986, con motivo del segundo centenario de su nacimiento, el pueblo de Fulleda le dedicó este monumento.