Con 723 habitantes es el término municipal más grande de les Garrigues, con 88, 92 km2, lindando con el Segrià y la Ribera d’Ebre.

El Pla de la Vila, plaza situada en el centro del pueblo, donde antiguamente estaba la balsa para abrevar el ganado, es el punto de reunión de los granadellenses.

En uno de los extremos de la plaza se encuentra la Iglesia de Santa María de Gracia, construcción barroca que empezó a construirse el año 1764 y se denomina «la Catedral de les Garrigues» por sus dimensiones catedralicias. Está formada por tres naves y destacan un cimborrio iluminado por una artística linterna y el altar mayor con el camarín del San Cristo de Gracia.

Esta imagen, que según la leyenda fue encontrada en una ermita situada en el lugar de la actual iglesia, está muy enraizada en el corazón de los vecinos, que siempre le han expresado una devoción especial.

En la sierra de Sant Antoni y mirando hacia la villa encontramos la Ermita de San Antonio Abad, del siglo XIV, con un altar de construcción reciente dedicado a la Virgen de Montserrat.